miércoles, 10 de abril de 2013

Gátova, cabra viene

Coke, Syl y Kike antes de gatear por Gátova
Una cuenta en su haber con 41 años ya. 

Yo sé que sigo acumulando juventud y ganas de disfrutar de la vida al máximo elevado a potencia infinita...pero, todo tiene un pero...salir un viernes noche y creer que el domingo vas a estar fresca como una lechuga al rocío, es como creer, por ejemplo, que tener fiebre a mi edad vaya asociado a pegar el estirón...vamos...que ni de coña...

El viernes fue la cena de chicas mensual y aquí la menda ni recordó medio minuto siquiera (esto del mindfulness y vivir tanto el presente es lo que tiene) que el domingo tenía que madrugar y corretear una media maratón de montaña de esas rompe piernas que ríete tu del perfil de 21kms de serruchos todos juntos!!

Como yo siempre intento quedarme con lo mejor de todo lo que vivo, así como de toda la gente que conozco, en mi memoria quedarán 3 únicos momentos mágicos.

1) Ir de camino hacia Gátova con mis colegas Kike y Coke, con los que es imposible no parar de reír.
2) Ponerme la ropa de recambio tras la puñetera ducha fría al terminar la carrera (susantamadre qué frío pasé!!).
y 3) Pasar el resto de día de picnic ( por ser 2a pascua) en Gátova con todos mis amigos que vinieron aprovechando que nosotros corríamos allí.

El resto...es decir, las 3h20 que duró el suplicio del sube-baja, casi que lo guardo sin pararme a pensar más.
Mi cuerpo simplemente, no tuvo fuerzas, ni para subir, ni para bajar. Tanto fue así que el hecho de levantar poco los pies me llevó a pegar un tropezón allá por el km14 e irme de bruces todo lo larga que era (bueno, es una frase hecha, que de larga yo tengo lo mismo que de danesa). Rodilla ensangrentada y paja por todas partes (menos mal que me caí en un lecho pajero, bastante menos duro que un peñón de roca!!).

Coke tuvo una paciencia inmensa y no paró de animarme. Yo tenía claro que la iba a acabar fuese como fuese, pero la verdad es que deseé como nunca antes, llegar a meta. Los kilómetros me parecían millas (o más) y por si no fuese ya suficientemente matadora la carrera, en lugar de 21kms fueron 22!. 

De todo se aprende, a la próxima, que corra Rita la cantaora...porque a mi nadie va a quitarme lo bailao y menos aún lo pendiente de bailar!!


2 comentarios:

Genín dijo...

Eso, que corra Rita!
Pero tu con tus amigos, te lo pasas genial siempre, que nos conocemos :))
Besos y salud

Sylvie Blanco dijo...

Genín...en eso he de darte la razón...porque es que sin amigos todo sería mucho menos divertido!!

Besos bonico.