miércoles, 30 de enero de 2013

Carrera solidaria de Enguera

Cokito y yo haciendo tiempo antes de dar la salida.

Empezando los primeros kms abrigada como para viajar a Siberia.

Cokito y yo tras acabar y yendo en búsqueda de las duchas

                                      Subida al podium por sorpresa y en modo retraso.
                                              Tras la ducha, mostrando mi super trofeo
                                           Detallazo que el trofeo fuera una mujer corredora
                                           (había más en los trofeos que de verdad!!!).

Nos animamos a ir a esta carrera principalmente porque mi profe de mindfulness formaba parte de la organización y sabíamos que era solidaria (ayuda al toxicómano), pero la verdad es que valió mucho la pena madrugar domingo para recorrer las sierras de Enguera. Además, esta vez vestida (que las veces anteriores fue a la carrera nudista que está cerquita de allí).

Hacía un frío de tres pares...(ese frío que sólo sentimos los valencianos y que al resto de mortales les parece de día playero), ya que la temperatura rondaría los 10ºC por la mañana (aunque al final de carrera se acercara a los 20º).
Esta vez no nos perdimos, gracias a que yo fui a Enguera hace unos meses, porque allí me hicieron el traje de pin up que llevé a la reboda de mi amigo Miguel, que sino, fijo que habríamos dado unas cuantas vueltas de más como siempre (Coke y yo debemos tener la brújula interna estropeada, cada día lo tengo más asumido).

Saludo a mi profe, a algunos amigos (Raquel, Ángel, Cindy y Ana), recogemos dorsales y a quitarme las piedras que llevo dentro de las zapas del último entrene montañero (una cosa es correr y otra ir haciendo penitencia).

Delante los corredores, detrás los caminantes y directos a la sierra todos a una.

Empiezan a pasar kms y vemos que aquello es un sube baja de caminos sin mucha pendiente pero algo rompepiernas, que nos lleva a estar corriendo sin parar. ¡¡¡Eso es muy cansado!!!...
Ahí es cuando Coke y yo reconocemos abiertamente y sin tapujos, que nosotros somos unos vagos del carajo y que por eso nos gustan las carreras de montaña. No hay nada como correr un rato y parar a caminar en las subidas fuertes...pero claro...aquí ni el tate para porque las subidas son muy llevaderas, así que se nos jodió el invento y no nos queda otra que correr, correr y correr...y venga a correr...

Durante los 23kms que dura nos damos un poco de tregua en los avituallamientos, donde para mi sorpresa, en alguno de ellos, hay hasta chuches!. En los tramos con algo de desnivel negativo nos vamos poniendo al día de familia, amigos y últimas noticias políticas que nos llegan a encender tipo falla. Adelantamos y nos va adelantando sin parar una señora mayor de la cual en la salida ya han comentado que había corrido 67 maratones. Alucinante su ritmo constante en subidas y bajadas así como su concentración total.

Tras 2h40 de correteo y con un último tramo precioso de pinadas en que el flato me pone de vuelta y media, llegamos a meta. Nos abrazamos. Oigo a alguien entre el público que dice "ayyy...qué bonito"!!, supongo que confundiendo nuestra amistad; aunque es cierto, es bonito cruzar una meta con alguien y abrazarle, que en ese abrazo siempre quedan grabados todos los kms y lo vivido.
Y sin más preámbulos nos dirigimos al avituallamiento final, donde nos esperan hasta donuts blancos y de chocolate, con los que nos ponemos finos mandarinos!!!

Veo llegar a la señora mayor a meta y me dirijo hacia ella para rendirle mi total admiración. Me dice que tiene 63 años. Yo le digo que de mayor quiero ser como ella.
Coke me pregunta que qué le he dicho...y nos reímos cuando le comento que le he soltado que "le habíamos adelantado porque mi amigo no soportaba que nos ganara". La cara de Coke al creerme, todo un drama.

Preguntamos donde están las duchas, nos indican y nos vamos a por el coche. Damos vueltas y no lo encontramos. Vamos cargados con las bolsas, así que le digo a Coke que se quede con ellas y que yo voy a preguntar de nuevo a meta. Llego allí y están con la entrega de premios. Yo busco a mi profe para consultarle y antes de llegar a él viene mi amiga Raquel con un trofeo en la mano y me dice: "Syl, que esto es tuyo, que has sido 2ª, que te han llamado al podium y como no estabas te lo he recogido yo"!!!.
¿Comooooo???...¿yooo?...imposible!...cuando se lo cuente a Coke, va a flipar en colores.

Aún apareciendo tarde, vuelven a llamarme y subo al podium. Me da risa la situación, es algo así como surrealista, pero total, surrealistas ya son tantas cosas en esta vida, que una más, que más da.

Cuando unas horas más tarde mi niña Luna ve el trofeo, me dice..."qué campeona, ¿eres tu, mami?". Le digo que sí y me mira con una cara de orgullo, que siento como si acabara de ganar las olimpiadas.

Pd: Fue un bonito regalo para mi recién pasado 41 cumpleaños, que celebré durante toda una semana, con familia, con compis, con amigos.
No hay nada como cumplir años y sentirse cada día más joven...pero sobre todo, cada día más feliz.


5 comentarios:

Genín dijo...

¡Una semana de celebraciones!
Es que las estrellonas sois así, y por eso os permitís quedar segundas sin enteraros...jajaja
Pero lo mejor es lo que siente el corazoncito de Lunita, su madre es la campeona mas grande de todos los tiempos! jajaja

Amig@mi@ dijo...

Genio y figura, Syl. Tu vida es toda una aventura, jeje.
Un besote y mi enhorabuena.

Manuel dijo...

Pero... no entiendo: ¿cómo es posible ser cada día más feliz, hablando de política hasta en las carreras de montaña?... DDD

Mi enhorabuena. una gran aventura, en buena compañía, con un gran final y un mejor post-final y, además, repleta de dulces y bollitos.

Kss
Manuel

Carlos J. Utrilla dijo...

Y yo de bajón porque cumplo ahora años.... Enhorabuena por la carrera, el podium y por la felicidad.

Muchísima suerte en Espadán que seguro que lo pasas genial. Ya te saludará la tropa. Yo este año lo he cambiado por Sevilla. Ya sabes que soy muy asfaltero....

Un besazo.

Sylvie Blanco dijo...

Genín!...jajaja...estrellonas no, celebraoras!!!. Y tanto que sí, ahora siempre que me ve vestida de corredora, pone cara de admiración y me dice: "¿te vas a correr mami?"...
aysssssssss...mi niña!!!
Besitos.

Montse, de eso se trata, que sino nos aburriríamos!!! Gracias y besos.

Manuel, es posible ser cada día más feliz si no permites que te afecte demasiado el gran mal de muchos.
Gracias bonico. Fue un precioso día.

Carlitos, de bajón por cumplir años?...eso no se puede permitir!!. Año cumplido, año vivido y así uno tras otro, siempre es una alegría.
Lástima no verte en el Espadán, de verdad. Que te vaya muy bien Sevilla (cosa que ni dudo).
Besos campeón.