viernes, 4 de mayo de 2012

Copiamona

Hoy, mientras me duchaba en el gimnasio, recordaba una frase que le dijo una terapeuta a mi hermana no hace mucho ..."nuestros hijos son nuestros espejos. Lo que no te guste de un hijo, tienes que empezar a cambiarlo primero en ti".
Y es totalmente cierto.
Mientras eres hijo/a, las cosas que aborreces de tus padres no las ves reflejadas en ti ni por casualidad (hasta que te haces mayor y asumes que el refrán "de tal palo tal astilla" tiene más sentido del que pensabas)...y cuando eres madre/padre, lo que no te gusta de tus hijos, es siempre culpa de la herencia del otro (el caso es hacerse el sueco cuando algo no nos interesa).

Pensar eso me ha hecho analizar qué cosas desearía transmitirle a mi niña de mi ("siempre hablando de la vida" que diría mi amigo Pepe). De ella de momento a mi me gusta todo, pero supongo que es porque viviéndoles con esa tierna edad no somos capaces de ser aún muy objetivos. Espero que el día que deje de ser así, sepa aceptar que sus defectos, también lo son míos.

- Amor por lo natural, sin vergüenzas ni complejos (esto viene porque en esa ducha de hoy, me he visto rodeada en un momento dado por varias chicas con tetas operadas. Cada una con su cuerpo es muy libre de hacer lo que quiera, pero, el quirófano para lo estético, está fuera de mis límites neuronales. Convertir lo natural en antinatural, no va conmigo. Además, es que no me parecen atractivas las tetas que no se mueven!!!). Igual mi Luna luego se hace mayor y se pone unas tetas tamaño "vigilanta de la playa"...pero, en el difícil camino de la educación, intentaré que se acepte y se quiera tal cual es, con lo bueno y lo menos bueno (que en el cuerpo bueno es todo si no nos falta ni nos falla).

- Amor por el deporte (pero en vistas siempre a divertirse practicándolo y en gozar de una buena salud. No me gustan los niños que viven la competición como algo primordial en la vida, queriendo ser más que el otro desde tan pequeños. Por desgracia la vida ya nos hace crecer y tener que ser competitivos en demasiadas cosas como para que en la infancia no se dediquen únicamente a pasarlo bien y disfrutar).
El otro día estuve viendo un partido de fútbol entre niños de 6 años y me pareció feísimo lo que transmiten algunos padres que se supone son los modelos a seguir por sus hijos (insultos al árbitro, riñas con el entrenador por no sacar al niño a jugar o frases incluso a sus propios hijos a grito limpio tipo "poned los cojones donde hay que ponerlos!!"). Patético. Luego queremos que sean respetuosos con los mayores, que no griten ni insulten...JA!

- Amor por la naturaleza, los animales y la música (esto ya le viene de serie a ella. A veces pienso que ha sido así porque cuando todavía no hablaba siquiera ya se emocionaba al ver árboles, cualquier animalito o escuchar canciones). Aún teniendo ella esa devoción innata, yo quiero que entienda la naturaleza como un lugar donde sentir, oler, mirar y encontrarse con ella misma, así como un lugar al que respetar y cuidar. La llevo a la montaña todas las veces que puedo. Es muy gratificante verla disfrutar de coger piedrecitas, oler flores o saludar a los árboles y de tener muy claro ya que al suelo no se tira nada. Con los animales y la música es al contrario, ella está haciendo que yo vuelva a vivirlos como años atrás.

- Amor por las pinturas y las manualidades. Ya hay días que al llegar a casa me dice..."intar, mami, Luna" (que pintemos las dos). A veces se para a observarme porque yo me emociono con los pinceles, los rotuladores y las ceras. Hacemos tarjetas de felicitación para los cumples entre las dos y cada día aprende más y las hace más bonitas. Con lo que me gustan las manualidades a mi y la tanda de libros que tengo para hacerlas, ojalá le encanten siempre y nos pongamos de pegamento y recortes hasta la médula!.

- Amor por los libros y las fotos. Desde que ya saca las cosas de su sitio, nos hemos visto y revisto todos mis álbumes de fotos cien veces (menos mal que llegó la tecnología digital porque sino no haríamos otra cosa). Lo de los libros es más complicado, porque prefiere cuentos contados (inventados) que leídos ya que como es un poquito chulita (esto no debe ser mío), en cuanto empiezo a leer ella me dice..."ora, Luna" (ahora Luna) y coge el libro y pasa el dedo por las líneas leyendo en su idioma particular y ya no hay quien se lo quite.

- Amor por la amistad y su cuidado. Todo el mundo es bueno, mientras no te demuestren lo contrario. Quizá sea iluso pensar así, pero yo creo que gracias a eso tengo muchos amigos y lo que es mejor, cuento con ellos.

Y cosas malas que probablemente también le transmitiré no las voy a poner por escrito, una porque igual habría para abrir 10 blogs completos y otra porque quizá, muchas, las tendré que ir descubriendo a lo largo de los años junto a ella.
Son esponjas, son espejos, son monitos...somos nosotros en esencia y en pequeñito. No nos queda más que intentar por todos los medios sacar lo mejor de nosotros mismos.
¿No os pasa que a raíz de tener hijos os sentís mejores personas?

10 comentarios:

Barney dijo...

Siempre es un placer leer tu blog aunque la reflexión de hoy me ha tocado directamente la fibra sensible... ¡¡Adoro a mis hijos!! Y todo lo que dices de estos "copiamonas" y como nos imitan es cierto... Por eso me encanta la lista de cosas lindas para transmitirle a Luna... No tengas ninguna duda que no será dificil que Luna se empape de esos valores teniendo una madre como la que tiene. Teneis mucha suerte ambas. Un besazo

Genín dijo...

Ya sabes que conmigo puedes contar siempre...
Besos y salud

Daniel Cabezas dijo...

Mmmmm, yo me siento más que importante. Me ha encantado tu entrada, mucho, mucho! Y además últimamente estoy como muy rebelde con todo el mundo que pretende establecer los roles educativos como algo fijo.

Me gusta como piensas Syl! :) Besitos!

IRISHDECAI dijo...

jeje, que bueno Sylecilla, esto lo voy a aplicar a mi primer nieto que viene. >Besitos pa las 2

Amig@mi@ dijo...

Yo que los tengo ya mayores, Syl, lo veo de otro modo. Tú estás a tiempo de inculcarle con tu ejemplo conductas y hábitos. Yo ya estoy llegando al momento en el que pienso si lo habré hecho bien y si ellos habrán estado lo suficientemente atentos como para haber adquirido alguna de las mías. La verdad es que tu post de hoy no tiene desperdicio.
Al menos lo hacemos lo mejor que podemos. ¿No?
Un abrazo

Furacán dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Me ha encantado lo de que las tetas que no se mueven no son atractivas jajaja gran verdad!

Biquiños a las 2!

Carapilla dijo...

YO QUIERO SER TU HIJA!!!

Carlos J. Utrilla dijo...

Hay quien trata de rodearse de todos los bienes materiales habidos y por haber sin llegar a adivinar lo que tú ya has hecho. Que la felicidad era esto...y puede encontrarse en las pequeñas cosas (independientemente del tamaño actual y futuro de tu niña).

Un abrazo.

Tecolinha dijo...

"Los hijos sacan lo mejor y lo peor de ti", es un dicho con el que también estoy de acuerdo.

Tener esas ideas que tienes claras ayudará a sacar lo mejor.

¡Un beso!

EUCHY dijo...

Eres la más linda de las mamonas