miércoles, 18 de enero de 2012

Km vertical de Gandía (versión andarines)

1ª parada para almorzar todos juntos. Hasta aquí todo frescura y pocas cuestas.
Mi compi Cindy acojonada mirando el abismo con tembleques en las piernas
Todos llegan a meta, incluídas mis chicas campeonas (de las que yo ni dudaba)
Vistas preciosas desde la cima del Montdúver
Lo conseguí. Conseguí tener rollo suficiente y mentiras piadosas "a porrillo" para que las últimas de la fila (mis compis chicas) llegasen a meta del km vertical de Gandía, el pasado domingo.

La mañana empezó algo acelerada. Cindy llegó sin haber ni siquiera desayunado y pidiendo parar en un bar para tomar café (faltando 5 minutos para la salida). Suerte tuvimos que nuestro compi Joserra, siempre previsor, llevaba media casa en la mochila...incluído un termo y tacitas para el café olé.

Los primeros kms, más o menos llanos, aunque muy empedrados, fueron super amenos. Charlas, risas, cogida de mandarinas de los árboles, inicio de mi estrategia "comedura de tarro optimista" a mis chicas..."mirad, otro kilómetro más y vais tan frescas...y total solo son 11.8"!!!...
La respuesta más veces oída durante todo este tramo fue "ya, pero es que aún no hemos llegado a la montaña"!!!...

Y como todo llega, la subida a la montaña, llegó. Antes de empezarla y habiendo llegado al 1er avituallamiento, paramos todos a almorzar. Como eso se nos da tan bien y poco ánimo había al ver desde tan lejos las antenas del final, salieron todos con ganas, excepto mis dos compis...que entre darle agua a la perrita, guardar el resto del bocadillo e ir a mear detrás del naranjo más alejado de la zona...me quedé esperándolas frente a los voluntarios del avituallamiento que ya se estaban ocupando de recoger.
¡¡¡NADIE!!!!...no quedaba NADIE!!!...todo dios se la había pirado y ellas allí en plan relax, sin aparecer.
Cuando llegan les digo..."venga, chicas, que nos hemos quedado solas, espabilad"...a lo que con toda la razón del mundo, Cindy contestó..."¿que tenemos que coger algún tren?"...

Pues no. Y ahí fue cuando me dí cuenta de que, a pesar de ir tranquila porque sabía que me quedaría a acompañar a los que fueran a tardar más, yo ya formo parte del mundillo este de las prisas. Y no. La montaña hay que disfrutarla y eso es lo que yo quería que ellas también hicieran...así que ahí me propuse ayudarlas a conseguirlo, pero sin marcar ningún ritmo que las agobiase.

Del km 6 al 10 (2º avituallamiento) ya fue todo subida sin parar, pero bastante llevadera (o eso me parecía a mi). Fui marcando pequeñas metas diciéndoles..."mirad, en aquel árbol, próximo respiro"..."venga, chicas, allí en aquella piedra, otra parada para respirar"..."en la próxima curva, un gran respiro"...y así, casi sin sudar, llegamos las 3 al punto "tecla". Le llamo punto "tecla" porque ellas habían leído en la web que ahí se podía coger un desvío y dar por terminada la carrera sin tener que llegar a las antenas. Evidentemente, yo no quería que lo dejaran a medias...así que tuve que hacer uso de mis mejores artes embaucadoras y poco a poco, disimulando, llevarlas por el camino de subida para que no se fijasen mucho en el de bajada.

Por supuesto la lengua no me paraba..."pero si solo quedan 1.8 kms, eso qué es?...nada!...eso es como ir desde nuestro trabajo hasta el Decathlon"...y ellas..."si, pero cuesta arriba"!!!

El momento "hostiaputa" fue cuando llegué (un poquito antes que ellas) al final del primer tramo de subidón cañero. Les había dicho que hasta allí era el esfuerzo y que luego ya llanearíamos hasta meta. JA!.
Cuando ví que el caminito seguía más empinado todavía por otro segundo tramo hipersubidón solté un..."hostiaputa" para mis adentros, que me salió del alma.
Las ví subiendo y así por lo bajini les dije..."chicas, ahora cuando lleguéis aquí me vais a querer matar, ya os aviso, pero ya veréis como luego no es para tanto".

Llegaron y al ver a la gente en fila india subiendo allá por el 5º pino, quisieron darse la vuelta y volver al 2º avituallamiento para irse por el desvío.

De nuevo en modo ON mi poder de convencimiento..."pero si quedan 1,1 kms...de aquí nada ya no quedarán ni kms, sólo serán metros!!!...habéis llegado hasta aquí y lo que quedan son unos pocos metros de nada, como desde el trabajo hasta el camino del hospital...esto está hecho...y además no estáis ni colorás, que vais sobrás".

Y siguieron...¿qué remedio les quedaba?...yo soy muy pesada cuando me pongo.

Se picaron por primera vez al ver que delante de nosotras iban 2 mujeres mayores que nuestras madres. Se tomaron a risa al ver los tramos que había que subir con cuerda. Se acojonaron cuando los abismos laterales empezaron a ser algo desproporcionados. Se motivaron cuando por fin...ahí...a poco más de 300 metros, vieron por fin aparecer las antenas.

Se abrazaron. Nos abrazamos. Prueba superada. Ya nadie podrá decirles lo bonito que es el paisaje desde el Montdúver. Lo han visto ellas, porque lo han subido ellas. 4h 24 min y sin casi rechistar.
"Estoy muy orgullosa de vosotras, chicas... les dije...sabía que podríais con esto y más".

Pd1: lo peor vino después. Se hace muy pesado tener que bajar desde la cima 4.5 kms por carretera de asfalto hasta donde está el avituallamiento de meta. No me parece lógico que digan que la carrera es de 11.8 kms, si en realidad acabas haciendo 16.3. No os quiero ni contar lo fantástico que les pareció a mis compis y a sus piernas cansadas. Menos mal que desde abajo, mi amigo Coke por teléfono, me avisó de toda la comida y los regalos que daban...sino...igual a estas horas, aún andaríamos dando vueltas sin querer bajar.

Pd2: Para compensar, el lunes les llevé chocolate a la taza con magdalenas para desayunar en el trabajo. Parecían robocop andando. En un mail que les envié con las fotos, les comenté que seguro que cuando olvidaran las agujetas, repetirían...a lo que Ana, me contestó:
"No te preocupes que estas agujetas me van a durar hasta el próximo año y si no me lo voy a anotar en el móvil para que me haga memoria, hay cosas que no se deben olvidar".

5 comentarios:

gulez dijo...

Qué gran poder de convencimiento. Seguro que repiten

Genín dijo...

Yo creo que fue mas trabajo y estrés para ti que las niñas terminaran, que lo que te costó a ti misma...jajaja
Lo importante es que le pillen el gustito...
Besos y salud, para ti y tu princesa! (Saludos a tu viejo!)

Amig@mi@ dijo...

La tentación vive al lado, jaja, Syl, como las engañaste a las pobres. Con lo malísimas que son las agujetas!!
Seguro que aún siguen como Robocop.
Dales un abrazo solidario de mi parte.
Besos para tí.

Barney dijo...

Dias así son maravillosos y mágicos... Seguro que no se olvidan durante mucho tiempo de todas las sensaciones vividas. ¡Que bien! Un beso muy grande

TORO SALVAJE dijo...

Hola Syl.
Veo que sigues en plena forma.
No hay reto imposible para ti.

Espero que todo te vaya bien.
Gracias por tus palabras.

Besos.