martes, 20 de diciembre de 2011

Media maratón Serra d'Oltà (Calpe)

La mayoría de fotos son del grupo "atotrapo". Preciosas es poco, verdad?...así es Calpe.
El despertador tenía que sonar a las 6.45. Yo llevaba esperando que sonara desde las 3.35... ¿eso es ser medio gilipollas?...pues sí...pero también es ser una madre exagerada tamaño XXL, que en cuanto mi niña se despertó a tomar teta un poco llorica ya empecé a montarme películas de vaqueros. ¿Porqué será que cuando se está a mitad camino entre la fase rem y el limbo, la imaginación se vuelve tan drástica?...
Tendría que aprender a cerrar el grifo de los pensamientos locos de vez en cuando, que hay noches que vivo sin vivir en mí.

A lo que iba, que me pongo persianera.

Fui a por mi amigo Coke. Como siempre, nuestros caretos de sueño se miraron con ese mensaje indirecto que decía "mecagoentoloquesemeneaconlaspocasganasdecorrerquetengo".
Ambos habíamos estado un tanto acojonaos porque desde días antes nos perseguían dolores varios. Él en un gemelo y a mi en un isquio.
A él ya no le dolía, pero a mi sí, pero como él ya había hecho esta carrera otro año y me informó de que era suave, pues nada, sin miedo y para allá que nos fuimos.

Llegamos a Calpe (a la 1ª y sin perdernos!!milagrooooooooo). Bajamos del coche y un frío del copón a pesar del solazo alucinante que hacía. Pero para frío el que me entró momentos más tarde tras recoger el dorsal cuando oímos por los altavoces..."este año, hemos cambiado el recorrido para que disfrutéis más, es más técnico, con más desnivel y con más kilómetros".

TOMA CASTAÑA! (mirar a Coke y jurar en arameo que no volvería hacerle caso nunca más, fue todo cuestión de segundos).

Ahí decidí que por primera vez y sin que sirviera de precedente, iba a calentar un poco antes de empezar la carrera. Así que calle arriba calle abajo junto a todos los cracks nos pusimos a calentar. Me dolía el isquio yendo a paso tortuga por lo que empecé a pensar que igual ésta sería la 1ª carrera de mi vida en la que me tocaría abandonar.

Con una traca se dió el disparo de salida y desde el mismísimo nivel del mar nos dirigimos a las alturas sin más pretensiones que disfrutar y terminar.

Sorprendentemente (o no tanto, simplemente que yo no tengo ni idea de lesiones porque por suerte las he sufrido poco) el isquio me dolía en los tramos llanos (menos mal que eran pocos), pero no en las subidas ni en las bajadas, así que cuando me dí cuenta de eso pensé..."he venido a la carrera ideal del mundo mundial para que no me duela nada!!".

La carrera me sorprendió muy gratamente porque el paisaje era alucinante (como se puede ver en las fotos). Quitando de esas zonas sobre-edificadas de las que tanto hemos adornado las playas levantinas, el resto era espectacular. Ganas de pararse a almorzar y mirar el paisaje daban un rato. Aún sin ser lo más adecuado, sí que llegó un tramo en que nos paramos con un fotógrafo, que para gustarle la foto que nos hacía, hizo que cambiaramos de posición mil veces...con sol, sin sol, el peñón de fondo, sin el fondo, que si mi gorra hacía sombra, que si patatín que si patatán...hasta que soltó Coke..."joder, vamos a espabilar que parece que vayamos de paseo!!".

Charlamos, como siempre charlamos de todo y más...la crisis, la inmigración, la salud, los niños, el trabajo, los viajes, los políticos, los fisios...en fin...que si nos llegan a grabar, igual montamos hasta un documental titulado "desafío bucal".

No sé exactamente a partir de qué kilómetro se podía correr sin tener miedo a salir rodando, pero en el momento que se pudo, cogimos carrerilla y directos a meta fuimos sin parar (incluso sin hablar, que ya es un rato sacrificado).
3h25min. Mi teoría volvió a cumplirse...justo el doble que el primero!. Somos unas máquinas calculaoras!!!

Aún me da risa recordar la cara de Coke cuando al llegar a meta vió que no quedaban ni vasos y que lo único sólido que nos daban eran naranjas y plátanos. El pobre venía soñando con un bocata todo el camino.

Pero esto es como en todo, cuando uno siente que la suerte siempre está de su parte, la suerte aparece cuando menos se la espera...y fue salir de las duchas y encontrarnos de lleno con bandejotas repletas de tortas de tomate y pimiento y saladas!!!. Si llegamos a encontrarnos allí con el que decidió poner eso, lo inflamos a besos!!!

Pd: lo megaultramejor de todo es que si yo ya pensaba de antes que tras las carreras de montaña no me dolía nada...ahora es que encima me curan las lesiones!!!!. No he vuelto a sentir dolor en el isquio!!!. ¿Eso es magia borrás o será papa noël que se ha adelantado?

4 comentarios:

Amig@mi@ dijo...

LA verdad es que te pasan unas cosas... Qué precioso Calpe.Veraneé allí siendo una niña y no lo olvido.
Me encantó.
Un abrazo

Genín dijo...

No me extraña que se te cure todo, solo con abrir los ojitos mientras corres...
Lo que no puedo entender es que tengáis pulmones para poder hablar mientras corréis...
¡Felices fiestas!
Besos para Lunita y salud

gulez dijo...

Vaya vistas más espectaculares las de tu carrera. A mi las de montaña, todavía me dan un poco de yuyu, aunque alguna he hecho.

Feliz Navidad y feliz año olímpico!!!

Francesc A. C. dijo...

jaja teniu que vindre a fer la carrera Patrimoni de la humanitat a Evissa (que inclou nadar i montanya..) Um um això deu ser com triatlon però a l'estil eivissenc..molts petons A TOTHOM !!!